Este artículo se publicó hace más de 7 meses
Reacción: las ratas tienen imaginación, según un estudio

Un grupo de investigación desarrolló un novedoso sistema que combina realidad virtual y una interfaz cerebro-máquina para sondear los pensamientos internos de las ratas. Los resultados de su investigación, publicados en Science, sugieren que, al igual que los humanos, los animales pueden pensar en lugares y objetos que no están justo delante de ellos, utilizando sus pensamientos para imaginar que caminan hacia un lugar o mueven un objeto remoto a un punto específico. 

02/11/2023 - 19:00 CET
 
Reacciones

Antonio Osuna - ratas

Antonio J. Osuna Mascaró

Investigador especialista en cognición animal de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena (Austria)

Science Media Centre España

Si tuviese que definir este estudio con una sola palabra lo calificaría como espectacular. 

Tiene como eje central una cuestión ciertamente difícil de resolver, pero no escatiman en medios y creatividad para ponerla a prueba. Los elementos que utilizan (la "realidad virtual" para roedores y el "deep learning" de su actividad cerebral), así como su terminología ("Jumper" y "Jedi" para los experimentos), tienen un fuerte componente sensacionalista, buscan claramente crear impacto, pero eso no le quita valor científico al estudio. El resultado es fabuloso: la primera evidencia de uso voluntario de la imaginación en una especie distinta de la nuestra. 

Teníamos buenas evidencias de que, durante el descanso (durmiendo o no) el hipocampo de las ratas se activa repitiendo rutas previamente recorridas, en ocasiones incluso "experimentando" con lugares nunca visitados antes, ¡y esto las llevaba a aprenderse mejor dichas rutas! Pero en estos casos la actividad del hipocampo era muy rápida, y en ocasiones incluso viajando atrás en el tiempo (recorriendo las rutas aprendidas en sentido contrario), así que era difícil poder asegurar que las ratas estuviesen experimentando subjetivamente dicha actividad, o si acaso lo hacían voluntariamente. 

Dado que resulta casi imposible preguntar a las ratas si pueden imaginar un camino, o si son conscientes de estar repasando las rutas aprendidas mientas se paran a descansar, los autores han ingeniado un sistema que premia a las ratas por imaginar (rutas u objetos en movimiento), mientras que nos permite observar su actividad cerebral. 

El resultado es sorprendente por su parecido con la imaginación humana, destacando su capacidad para sostener representaciones mentales en su imaginación durante un tiempo relativamente largo, similar al que esperaríamos también en nuestra especie. El resultado es diferente a esa actividad previa que se conocía (y que se da a gran velocidad), y los autores especulan con la posibilidad de que en esos casos las ratas estén tomando decisiones rápidas, mientras que aquí lo que han encontrado es la capacidad para sostener en su imaginación un mapa mental, y manipularlo a voluntad. 

En lo que respecta al diseño experimental, me habría gustado que hubiesen jugado con estímulos intermodales para la experiencia de realidad virtual en la fase 3 del experimento (aquella en la que los movimientos físicos de la rata no guiaban la experiencia virtual, sino que lo hacía su actividad del hipocampo). Al tener la rata un input visual construido por el sistema informático (y proyectado para poder apreciarlo como experiencia virtual), me pregunto si dicha información visual no estaría actuando como feedback y facilitando el uso de la memoria en la rata. Me habría gustado que, durante las fases previas se hubiesen asociado sonidos (u olores) a las distintas zonas del mapa mental. Así, durante la fase final del experimento, la rata no tendría por qué tener feedback visual externo (la proyección VR) de lo que su imaginación está generando, solo pistas auditivas (u olfativas) de si está desplazándose por el lugar correcto o no. No creo que hubiese entorpecido a las ratas, y creo que habría hecho más consistentes los resultados. 

No puedo evitar añadir que este estudio, como tantos otros recientes en los que se usan ratas, deja un sabor agridulce que compartimos cada vez más personas en la comunidad científica. Las ratas (y, en ocasiones, también los ratones) están demostrando un nivel de sofisticación a nivel cognitivo que nunca hubiésemos imaginado hace solo unos años. Estudios como este nos muestran la enorme riqueza de su vida mental, y su cercanía con la que nosotros experimentamos. Sin embargo, al mismo tiempo (y aunque se sigan las normativas de un comité ético), en estudios como este las ratas requieren ser privadas de agua, inmovilizadas, y sacrificadas. Resulta difícil ignorar la disonancia cognitiva.

No declara conflicto de interés
ES
Publicaciones
Volitional activation of remote place representations with a hippocampal brain-machine interface
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Animales
Revista
Science
Tipo de estudio:
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Animales
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto