La falta de enfermeras, un riesgo para la salud de los pacientes

La alarmante escasez de enfermeras que registran la totalidad de las comunidades autónomas españolas compromete de forma drástica la salud de la ciudadanía. Es una de las principales conclusiones del nuevo informe de ratios de enfermería en España publicado por el Consejo General de Enfermería, que analiza también su situación en relación con otros países europeos. 

28/09/2022 - 09:45 CET
 
enfermeras

El número de pacientes que tiene que atender cada enfermera duplica e incluso triplica las cifras recomendadas. | Adobe Stock. 

España se sitúa a la cola de Europa en el número de enfermeras, aunque estamos por encima de la media en el número de médicos y médicas. Esto se debe a que el modelo en Europa difiere: mientras allí hay un 70 % de enfermeras y un 30 % de médicos, en nuestro país la proporción es 60 % de enfermeras y 40 % de médicos. Bélgica, el país con mejores datos enfermeros, tiene un 85 % de estas profesionales frente a un 15 % de médicos. 

Con estos datos sobre la mesa, se puede decir que España necesita, de media, más de 95.000 enfermeras para llegar a los datos de nuestros vecinos. Esta escasez de enfermeras, unida al déficit estructural que existe en todo nuestro sistema sanitario, pone en grave riesgo la seguridad de los pacientes en los centros sanitarios y sociosanitarios.  

España necesita, de media, más de 95.000 enfermeras para llegar a los datos de nuestros vecinos europeos

El no disponer de unas plantillas suficientes de enfermeras y enfermeros que puedan ofrecer una atención y cuidados de calidad a los pacientes y al conjunto de la ciudadanía conlleva una mayor probabilidad de riesgos, complicaciones, reingresos, efectos adversos e incluso fallecimientos, como constatan numerosos estudios científicos nacionales e internacionales publicados a lo largo de los últimos años. 

De hecho, el número de pacientes que tiene que atender cada enfermera o enfermero, tanto en los hospitales como en los centros de salud y centros sociosanitarios, duplica e incluso triplica las cifras recomendadas para poder garantizar la calidad y seguridad asistencial en todo momento. A esto hay que sumar las graves diferencias entre regiones, que ponen en cuestión el principio de equidad en el que se basa nuestro sistema sanitario, pues es imposible que se pueda prestar la misma atención con la mitad de las enfermeras, como sucede en Murcia o Pontevedra en relación con Navarra. 

Todo este análisis nos lleva a volver a incidir en que es preciso elaborar un informe de necesidades reales de enfermeras en el que no solo se tenga en cuenta los datos y cifras en relación con las ratios nacionales y europeas; es necesario contar con un grupo de expertos a nivel nacional que puedan realizar una correcta planificación de las enfermeras necesarias para los próximos 5-10 años. También es preciso considerar qué población tenemos que atender en relación con su envejecimiento, la natalidad, la dispersión geográfica o qué enfermeras especialistas debemos formar. 

Situación crítica en la pandemia 

Llevamos insistiendo desde hace años en la grave escasez de enfermeras que sufre nuestro país, pero todo ello se ha visto exacerbado con la pandemia. Nuestro sistema sanitario colapsó en los peores momentos del la covid-19. La falta de enfermeras obligó a contratar a estudiantes de Enfermería, compañeros que no estaban en la atención directa tuvieron que ponerse nuevamente al pie del cañón, se cerraron consultas, se trasladó a todo el personal posible a ámbitos tan específicos como cuidados críticos, etc. Parches para resolver la crítica situación que vivíamos. Parches de los que ya parece que se han olvidado.

La dejadez de los políticos, el hastío de los profesionales y, en definitiva, el negro futuro que le espera a los ciudadanos sin los cuidados expertos de las enfermeras nos ha llevado a elaborar un plan de visibilidad para que todos, políticos, profesionales y toda la sociedad sean conscientes de lo que es una enfermera y de los riesgos de no contar con los cuidados necesarios.  Hay que dar continuidad a nuestras luchas, que no se olviden de nuestras reivindicaciones, que se ponga fin a la burla de las palmaditas en la espalda y la condescendencia, de las palabras vacías. 

Florentino Pérez Raya es presidente del Consejo General de Enfermería 
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto