Este artículo se publicó hace más de 7 meses
El dengue, una amenaza a la salud pública global que ahora también afecta a Europa

Cerca de la mitad de la población mundial está en riesgo por el dengue. Los casos diagnosticados se han multiplicado por ocho en la última década, un aumento potenciado por el calentamiento global. El 26 de agosto se celebra el Día Internacional contra esta enfermedad endémica en más de 100 países tropicales y subtropicales, que empieza a afectar a nuevas zonas, incluida Europa. 

24/08/2023 - 08:00 CEST
 
repelente

Para prevenir las picaduras se recomienda aplicar repelentes, dormir con mosquiteras o vestir prendas largas. Adobe Stock.

El dengue es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos ampliamente extendida en las regiones tropicales y subtropicales del mundo. La enfermedad la transmiten los mosquitos Aedes, principalmente el mosquito Aedes aegypti, que se crían en entornos urbanos o periurbanos. Aunque la mayoría de los casos son asintomáticos o presentan una enfermedad febril autolimitada, se describen formas graves y muertes por dengue. Existen cuatro virus del dengue serológicamente distintos, y la infección por uno de ellos crea protección permanente contra el mismo serotipo, pero no contra los restantes, por lo que es posible padecer dengue clínico en más de una ocasión. 

En las últimas décadas ha aumentado enormemente la incidencia del dengue en el mundo: en la actualidad, cerca de la mitad de la población mundial está en riesgo. Los casos notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han multiplicado por ocho en la última década, pero el número real de casos es muy superior a los notificados, ya que muchas de las infecciones no se diagnostican. La razón de este incremento es compleja, influenciada por fenómenos globales como el cambio climático y la urbanización creciente, que abonan las condiciones necesarias para la transmisión continuada de la infección. 

Una amenaza colectiva 

A nivel global existen objetivos de control de esta enfermedad, contemplados en la denominada “Estrategia Mundial para la Prevención y el Control del Dengue 2021-2030” cuyo objetivo principal, entre otros, es reducir la tasa de letalidad del dengue al 0 % para 2030. Para alcanzar este objetivo, el dengue debe ser reconocido como una amenaza colectiva, lo que hace necesaria la colaboración mundial para reforzar la preparación, la prevención y el control. Como parte de esta estrategia el 26 de agosto se celebra el Día Internacional contra el Dengue para mejorar la concienciación mundial y priorizar la preparación en la lucha contra esta enfermedad. 

 El dengue debe ser reconocido como una amenaza colectiva, lo que hace necesaria la colaboración mundial para reforzar la preparación, la prevención y el control

Es endémica en más de 100 países tropicales y subtropicales —de África, América, Asia Sudoriental, Mediterráneo Oriental y Pacífico Occidental—, con el 70 % de la carga mundial concentrada en Asia. En los últimos años estamos asistiendo al aumento de su incidencia y extensión geográfica. Se está propagando por regiones clásicamente endémicas, como en las Américas, donde se notificaron más del doble de casos en 2022 con respecto a 2021, con una tendencia al alza que ha continuado en la primera mitad del 2023, en relación con las condiciones meteorológicas favorables para la proliferación de los mosquitos. 

dengue
Distribución de los casos sospechosos de dengue, por semana epidemiológica, notificados en la Región de las Américas entre el 1 de enero de 2020 y el 4 de marzo de 2023. Fuente: PAHO/WHO PLISA. 

Brotes en Europa 

Ahora empieza a afectar a nuevas zonas, incluida Europa. El dengue no es endémico en Europa continental y la gran mayoría de los casos son viajeros que regresan infectados desde un país endémico. En zonas del continente donde se ha establecido a lo largo de las dos últimas décadas un mosquito capaz de transmitir (Aedes albopictus), los casos inicialmente relacionados con viajes pueden generar una transmisión local del virus, como demuestran los eventos esporádicos de dengue desde 2010. En ese año se notificó por primera vez transmisión local en Francia y Croacia. Posteriormente se ha vuelto a notificar transmisión en Francia (nueve brotes entre 2010 y 2022), en Italia (año 2020) y en España (brotes en 2018, 2019 y 2022).  

La expansión fuera de las áreas históricas de transmisión, donde la población —incluidos los profesionales de la salud— puede desconocer las manifestaciones de la enfermedad y no existe inmunidad previa al no haber estado nunca expuesta al virus, añade un escalón al riesgo de salud pública global. 

Los casos relacionados con viajes pueden generar una transmisión local del virus, como demuestran los eventos esporádicos de dengue desde 2010

Los esfuerzos de prevención en las regiones afectadas deben centrarse en la vigilancia y el control de los mosquitos del género Aedes. Las medidas de vigilancia y control antivectorial son útiles para reducir la transmisión. A nivel individual, las comunidades deben adoptar las medidas de protección personal para prevenir las picaduras (aplicación de repelentes, dormir con mosquiteras, vestir prendas largas, etc.).  

Las vacunas disponibles 

No hay un tratamiento específico para el dengue, pero el acceso a una atención médica precoz y adecuada reduce las tasas de mortalidad por dengue grave. Pueden tener impacto positivo también las vacunas actualmente disponibles, aunque en los países endémicos su disponibilidad es aún muy limitada. 

La OMS no recomienda ninguna restricción a los viajes ni al comercio con los países afectados por las actuales epidemias de dengue. Las personas que viajen a zonas de dengue deben estar bien informados del nivel de riesgo de la enfermedad y sobre las medidas de prevención contra los mosquitos, así como de la necesidad de atención médica en caso de síntomas sugestivos de dengue.  

Recientemente, en diciembre de 2022, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó una nueva vacuna contra el dengue que puede ayudar a prevenir la enfermedad. En este entorno no endémico, Europa, se puede considerar la primera vacuna contra el dengue para viajeros, ya que no es necesario que el viajero haya pasado esta enfermedad con anterioridad. Esta infección previa demostrada por la presencia de anticuerpos medibles es la limitación de la primera vacuna aprobada, en 2018, que nunca se llegó a comercializar en Europa. 

Image
Mar Faraco
Sobre el/la autor/a: Mar Faraco

Presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE) y jefa de Servicio de Sanidad Exterior en Huelva

Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto