Autor/es reacciones

José Gómez Rial

Inmunólogo del Hospital Clínico Universitario de Santiago

Science Media Centre España

No tiene ningún sentido seguir administrando dosis de recuerdo de forma indiscriminada, creo que podría ser incluso contraproducente para algunos individuos. Es un error tratar de mantener niveles altos de anticuerpos de forma perpetua. Más aún cuando ómicron ha demostrado escape parcial de los anticuerpos generados por la vacuna, por tanto se necesita un mayor nivel de anticuerpos para conseguir la misma acción neutralizante.

Debemos asumir que con esta vacuna frente a ómicron no podemos evitar la infección de forma mantenida en el tiempo por la pérdida natural de anticuerpos (especialmente en la mucosa respiratoria, que son la clave donde se evita la infección). Esto no supone un problema para la gran mayoría de individuos inmunocompetentes que son capaces de enfrentarse al virus sin ningún problema, contando con la inmunidad celular conservada frente a todas las variantes (igual que hacen frente al resto de los virus).

En el caso de personas vulnerables yo soy más partidario de actualizar cuanto antes la vacuna a la variante ómicron y comenzar un nuevo esquema de primovacunación con la vacuna adaptada a esta variante, más que una estrategia refuerzo con ómicron que no parece dar buenos resultados. Mientras esta vacuna no esté disponible creo más lógico hacer una determinación exhaustiva de la inmunidad (celular y anticuerpos) en estos individuos y seleccionar muy bien aquellos que se beneficiarían de dosis adicionales. Debemos dejar ya atrás la vacunación indiscriminada por grupos de edad e individualizar cuanto antes la estrategia de vacunación frente a la covid-19.

No declara conflicto de interés
ES