Qué es un golpe de calor, cuáles son los síntomas y cómo actuar

Las elevadas temperaturas registradas en los últimos días en España y en diferentes países de Europa traen como consecuencia que aumenten los casos por golpes de calor, un trastorno grave que requiere atención médica urgente. 

20/07/2022 - 11:24 CEST
 
calor

En los entornos urbanos es más probable que se produzcan trastornos por calor. / Pixabay-Sammy Sander.

¿Qué es un golpe de calor?  

Es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, normalmente debido a la exposición prolongada a altas temperaturas o al esfuerzo físico en estas condiciones de calor extremo, como indican en la clínica Mayo. Se trata de la forma más grave de lesión por calor y puede ocurrir si la temperatura del cuerpo alcanza o supera los 40 °C. 

El golpe de calor, también conocido como insolación, requiere tratamiento de urgencia ya que, si no se trata, puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o incluso la muerte. 

¿Qué síntomas aparecen con este trastorno? 

Se puede presentar alguno de los siguientes signos: 

  • Temperatura corporal elevada: de 40 ºC o superior. 

  • Alteración del estado mental o del comportamiento: la confusión, la agitación, la dificultad para hablar, la irritabilidad, el delirio, las convulsiones o el desmayo pueden ser consecuencia de un golpe de calor. 

  • Alteración de la sudoración. 

  • Aparición de náuseas o vómitos.  

  • Piel enrojecida debido al aumento de la temperatura corporal. 

  • Respiración más rápida de lo normal. 

  • Ritmo cardíaco acelerado. 

  • Dolor de cabeza intenso, que puede incluir palpitaciones. 

    infografía calor

     

Cómo actuar si estamos ante un caso de golpe de calor 

Lo primero es llamar al 112, pues se trata de una urgencia. El Ministerio de Sanidad recomienda que, mientras llegan los sanitarios, traslademos a la persona que lo haya sufrido a un lugar fresco. También es aconsejable ayudar a bajar la temperatura con paños fríos o dándole un baño de agua fría. En caso de síntomas graves, la información del ministerio desaconseja dar de beber cualquier tipo de bebida.

Los síntomas del golpe de calor pueden ser algo diferentes a los registrados en agotamiento por calor 

Como decimos, el golpe de calor es la forma más aguda de lesiones por calor, que también incluyen el agotamiento por las altas temperaturas. El Ministerio de Sanidad recuerda los síntomas de este otro trastorno, más leve pero también importante: 

  • Dolor de cabeza. 

  • Náuseas. 

  • Mareo. 

  • Vómitos. 

  • Cansancio. 

  • Sudoración. 

  • Piel fría, pálida y húmeda. 

  • Pulso rápido y débil. 

  • Fiebre inferior a 40 ºC. 

Cómo actuar ante el agotamiento por calor 

Si notas alguno de los síntomas anteriores, estas recomendaciones pueden ayudarte a recuperarte y a que no se agrave el cuadro: 

  • Beber agua a sorbitos. 

  • Ir a un lugar fresco. 

  • Aflojarse la ropa. 

  • Ponerse paños fríos o darse un baño de agua fría. 

  • Buscar asistencia sanitaria en los siguientes supuestos:  

  • Historial de enfermedades crónicas. 

  • Presencia de vómitos. 

  • Los síntomas empeoran durante más de una hora.  

¿Quiénes son las personas más susceptibles de sufrir trastornos por calor? 

Aunque las temperaturas extremadamente elevadas afectan a toda la población, algunos colectivos son más susceptibles de padecer estos daños y deben extremar las precauciones. Se trata de embarazadas, lactantes y menores de 4 años, mayores de 65 años, deportistas y personas que trabajan al aire libre en las horas centrales del día, personas con autonomía limitada y pacientes crónicos (con enfermedades cardiovasculares, respiratorias, obesidad o diabetes). 

También son grupos de riesgo, según el Ministerio de Sanidad, quienes viven en viviendas difíciles de refrigerar, en condiciones vulnerables o en entornos muy urbanizados y con poca vegetación. Además, algunos medicamentos y el alcohol y otras drogas dificultan la hidratación. 

Recomendaciones para evitar daños por calor 

Para minimizar los daños provocados por las temperaturas excesivas, el Ministerio de Sanidad ha publicado las siguientes recomendaciones: 

  • Beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se tenga sed y con independencia de la actividad física que se realice. 

  • Evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer a la deshidratación. 

  • Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que sea necesario, evitando las horas más calurosas al aire libre. 

  • Reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas centrales del día. 

  • Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar. Utilizar gorra y gafas de sol. 

  • Nunca dejar ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a personas menores de edad, mayores o con enfermedades crónicas). 

  • Consultar a un profesional sanitario ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas. 

  • Mantener las medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos. 

  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.). 

Nota de prensa
Ministry of Health
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto