Este artículo se publicó hace más de 9 meses
Reacción: la acción humana está provocando la desaparición de géneros de vertebrados a un ritmo sin precedentes

Una investigación publicada en PNAS ha analizado el estado de conservación de 5.400 géneros de vertebrados terrestres, que abarcan 34.600 especies, entre los años 1500 y 2022. Los autores hallaron que se han extinguido 73 géneros desde el año 1500. Las aves sufrieron las mayores pérdidas, con 44 géneros extintos, seguidas por los mamíferos, anfibios y reptiles. Los resultados revelan que la tasa de extinción fue 35 veces mayor durante este período que la tasa de extinción promedio en el millón de años anterior. Según los investigadores, los géneros perdidos en los últimos cinco siglos habrían tardado 18.000 años en extinguirse sin el impacto humano. 

18/09/2023 - 21:00 CEST
 
Reacciones

Daniel Pincheiro - extinciones

Daniel Pincheira-Donoso

Investigador del Laboratorio de MacroBiodiversidad de la facultad de Ciencias Biológicas de la Queen's University Belfast (Reino Unido)

Science Media Centre España

Ceballos y Ehrlich presentan un estudio que inspecciona la crisis de la biodiversidad (la ‘sexta extinción en masa’) desde una perspectiva novedosa: en lugar de cuantificar el número de especies que se han perdido por causa de la actividad humana, cuantifican el número de linajes de orden superior (que se conocen como géneros), lo cual equivale a ramas completas del árbol de la vida. Los resultados son alarmantes. Los autores reportan la extinción completa de 73 de estos linajes solamente en los últimos cinco siglos ―sin intervención del ser humano, la extinción de esta cantidad de linajes por causas naturales hubiese tomado unos 18.000 años―. Cuando se extinguen especies dentro de un género, otras especies del mismo género pueden evolucionar, pero, cuando se extingue el género, la pérdida de esas formas de vida es irrecuperable.  

¿Por qué este estudio es una advertencia alarmante? Las razones son varias. Primero, la mutilación total de linajes no es en sí misma el problema ―la mayoría de los linajes que alguna vez existieron terminaron extintos por causas naturales―. El gran problema que revelan los resultados de este estudio es la velocidad a la que estos linajes se están extinguiendo. Este fenómeno es una prueba de que la erosión ambiental causada por la expansión de la actividad industrial del ser humano avanza a una velocidad tan acelerada que los organismos que habitan la tierra no alcanzan a tener el tiempo de adaptarse a esos cambios, lo que causa su colapso.  

En segundo lugar, es importante tener en cuenta que, pese a todos los esfuerzos científicos, es posible que todavía no hayamos descubierto y catalogado más del 25 % de las especies que existen sobre la Tierra. Esto significa que estas alarmantes tasas de extinción de especies y de linajes completos podrían solo ser la punta del iceberg, y que la magnitud real de estas extinciones está ocurriendo en especies de las que no tenemos noticia y de cuya existencia nunca vamos a saber.  

Por último, es preciso apreciar el hecho de que esta extinción en masa es única no solo por su velocidad, sino porque ―tal como indican los autores― es la única que ha sido causada por la actividad de una sola especie: nosotros. Es aquí donde todos debemos entender que nos cabe una cuota de responsabilidad. Cada actividad que ejecutamos cada día, como encender la luz, conducir un vehículo, tirar comida a la basura o usar un ascensor, contribuye a la erosión de los ambientes de los que todos dependemos para nuestra subsistencia. Y todos podemos contribuir un poco a mitigar esta crisis. Colectividad es el término más importante. 

En definitiva, se trata de un estudio de mucho impacto, cuyas conclusiones se sostienen en los datos sobre la erosión de biodiversidad que la IUCN Red List [Lista Roja de especies amenazadas] ha recopilado durante décadas gracias al esfuerzo colectivo de científicos y organizaciones alrededor del mundo. Por lo tanto, desde un punto de vista científico, el estudio revela lo que deberíamos entender como una más de las tantas advertencias que la ciencia nos ha venido entregando durante las últimas décadas: que nuestra actividad fuera de control está causando una devastación de la vida en la Tierra.  

Las conclusiones de este estudio van en línea con lo que la evidencia científica nos ha venido indicando respecto de la pérdida de especies en todas las ramas del árbol de la vida. Sin embargo, hay un detalle no menor a considerar. Cuando contabilizamos el número de especies extintas, en este caso solamente de vertebrados terrestres, sabemos que no llegan al 1 % del total de las especies. Sin embargo, el estudio de Ceballos y Ehrlich muestra que cuando contabilizamos el número de linajes completos extintos (ramas enteras del árbol de la vida) su proporción es de más de 1,3 % respecto del número total de linajes. Es decir, la magnitud de la crisis que revela este estudio debería añadir un nivel más de alarma.

Declara no tener conflicto de interés
ES
Publicaciones
Mutilation of the tree of life via mass extinction of animal genera
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Animales
Revista
PNAS
Fecha de publicación
Autores

Gerardo Ceballos y Paul R. Ehrlich

Tipo de estudio:
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Animales
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto