párkinson

párkinson

Reacciones al análisis que relaciona algunos diagnósticos gastrointestinales con el párkinson

Ciertos problemas intestinales, como el estreñimiento, la dificultad para tragar y el síndrome del intestino irritable, podrían ser señales de advertencia tempranas de la enfermedad de Parkinson, según un estudio publicado en la revista Gut y en el que se compararon decenas de miles de pacientes de una red de registros médicos de Estados Unidos. 

0

Reacciones: los datos de movimiento pueden predecir el riesgo de párkinson años antes del diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson suele hacerse cuando ya existe gran daño neuronal y los síntomas son evidentes. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Cardiff (Reino Unido) ha usado datos de movimiento y de calidad de sueño procedentes de acelerómetros portátiles y concluye que pueden ayudar a identificar la enfermedad de forma precoz, años antes del diagnóstico clínico. Aunque no existe un tratamiento preventivo eficaz, los autores proponen que la herramienta puede determinar personas con riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson e identificar participantes para ensayos clínicos de tratamientos neuroprotectores. Los resultados se publican en la revista Nature Medicine.  

0

Reacciones a un ensayo clínico de un fármaco contra el párkinson para ralentizar la ELA

Un equipo de investigación de Japón publica un pequeño ensayo clínico en 20 personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) de un fármaco llamado ropinirol, que se suele usar en pacientes con la enfermedad de Parkinson. Los autores, cuyo estudio se publica en Cell Stem Cell, afirman que el tratamiento es seguro y que ralentizó la progresión de la ELA –una enfermedad neurodegenerativa incurable– una media de 27,9 semanas.  

0

Reacciones: prueban una nueva técnica para mejorar la terapia génica contra el párkinson

Un estudio liderado por investigadores españoles y publicado en Science Advances ha probado una nueva técnica para mejorar los tratamientos de terapia génica contra el párkinson. Usando ultrasonidos, han logrado abrir la barrera hematoencefálica en zonas específicas, permitiendo que los virus usados en la terapia la atraviesen y lleguen mejor a las áreas cerebrales deseadas. Tras probarlo en monos y en tres pacientes en los pacientes no se administró terapia génica, sino que se probó la eficacia de la técnica mediante un marcador radiactivo que en condiciones normales no atraviesa la barrera hematoencefálica—, sus conclusiones son que la técnica es segura y factible y “podría permitir intervenciones tempranas y frecuentes para tratar enfermedades neurodegenerativas”. 

 

0