Este artículo se publicó hace más de 5 meses
Reacciones a un estudio sobre el uso de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar

Los e-cigarrillos combinados con terapias tradicionales son más eficientes para dejar de fumar que las terapias habituales solas, según afirma un estudio llevado a cabo en Suiza y publicado en el New England Journal of Medicine. El estudio incluyó dos grupos de unos 600 participantes cada uno. En una visita de control a los 6 meses, el 59,6 % de los miembros del grupo que usó e-cigarros no había fumado tabaco en la semana anterior, comparado con el 38,5 % en el grupo de control.  

14/02/2024 - 23:00 CET
 
Reacciones

Julia y Alberto - cigarros electrónicos

Julia Rey Brandariz

Profesora interina en el Área de Medicina Preventiva y Salud Pública

Alberto Ruano Raviña

Catedrático del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública

Science Media Centre España

El estudio presenta limitaciones importantes:  

  • Una limitación muy importante en este estudio es el enmascaramiento. El personal de enfermería se encarga de aplicar la intervención y de valorar los resultados, y no es ciego en relación con el grupo al que pertenecen los participantes. Debería haberlo sido para asegurar que la intervención y el seguimiento fueran exactamente iguales entre los grupos. En este estudio, el personal de enfermería sabe a qué paciente está siguiendo telefónicamente (si el participante recibe e-cigarros o un tratamiento estándar), y por tanto puede modular la intervención.  
  • La intervención no es estrictamente comparable entre grupos y no está registrada en detalle. Al grupo de comparación se le dan 50 euros para gastar en lo que quieran, pero no se sabe si lo han gastado en tratamientos de deshabituación. Además, la intervención complementaria con parches de nicotina parece no estar registrada; así no queda claro cuántas personas, tanto en el grupo intervención como en el grupo control, han utilizado parches de nicotina, de qué tipo y durante cuánto tiempo.  
  • Hubiese sido interesante tener un grupo comparación con tratamiento farmacológico.  
  • No se ha registrado qué dispositivo de nicotina han elegido los sujetos del grupo de intervención. Es decir, podría darse el caso de que estén recibiendo más nicotina en e-cigarros que con el cigarrillo convencional que consumían antes de la intervención. Este es un dato clave que desconocemos.  
  • En la valoración del resultado principal hay muchas pérdidas, entendidas como la falta de verificación bioquímica de la abstinencia. Esto hace dudar de la validez de los resultados, pues desconocemos las causas de estas pérdidas.  

Hay un 12 % de diferencia en cuanto a permanencia de abstinencia favorable al e-cigarro. Esta magnitud es relativamente pequeña y no sabemos si se debe a esa posible mayor adicción en unos frente a otros. Esto además se contrapesa con los mayores efectos adversos en el grupo de intervención.  

Es muy llamativo que se diga que el estudio, que ha finalizado el trabajo de campo en 2021, solo dé resultados a seis meses, cuando se indica que el seguimiento sería a mucho más largo plazo. Sin embargo, no se da nada de esta información, cuando los datos deberían ya estar disponibles, pues como mínimo han pasado dos años para todos los participantes. Deberían indicarse las razones de esta omisión de información.   

También hay cuestiones relacionadas con los sujetos incluidos. Son fumadores relativamente jóvenes (solo el 25% son mayores de 50 años), tienen una adicción limitada (escala Fagerstrom 4 sobre 10), y un nivel educativo elevado. Esto no representa al fumador estándar, que fuma mucho más, tiene mayor adicción y un nivel educativo no tan alto.  

En conclusión, si bien apunta a que los e-cigarros pueden ser beneficiosos para dejar de fumar, este estudio tiene varias limitaciones y sus resultados se deben tomar con cautela.  

Declara no tener conflicto de interés
ES

Suelves - cigarros electrónicos

Josep Maria Suelves

Jefe del Servicio de Prevención y Control del Tabaquismo y de las Lesiones en la Agencia de Salud Pública de Cataluña y vocal de la Junta Directiva del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo

Science Media Centre España

Los cigarrillos electrónicos, también conocidos como vapers, son dispositivos dotados de una resistencia eléctrica que calienta un líquido que contiene propilenglicol, glicerina, aditivos y frecuentemente nicotina, para generar un aerosol que se inhala como el humo de un cigarrillo. El mercado mundial de estos dispositivos, comercializados como productos de consumo, ha experimentado un rápido crecimiento durante la última década y superó los 20.000 millones de euros en 2022. 

El trabajo que acaba de publicarse en el New England Journal of Medicine muestra los resultados de un ensayo clínico en el que se compararon las tasas de abandono del tabaco y de otros productos con nicotina en un grupo de 1.246 fumadores de cinco cigarrillos diarios o más, que fueron asignados aleatoriamente a dos grupos. Los sujetos del grupo control recibieron un tratamiento conductual a lo largo de un periodo de ocho semanas que incluía información sobre el uso de diferentes fármacos para dejar de fumar, mientras que al grupo de intervención se le proporcionaron además gratuitamente cigarrillos electrónicos y líquidos para ser utilizados por un periodo de seis meses. Transcurrido este tiempo, la proporción de sujetos que se mantuvieron sin fumar en el grupo de intervención fue significativamente superior al observado en el grupo control. Sin embargo, la proporción de participantes que, al finalizar el periodo de seguimiento, llevaban al menos una semana sin utilizar ningún producto con nicotina (en forma de tabaco, cigarrillos electrónicos o medicamentos) fue mayor en el grupo control que en el grupo experimental. 

Los resultados de este estudio se suman a los de otras investigaciones que, bajo las condiciones de un ensayo clínico, sugieren que los cigarrillos electrónicos podrían mejorar los resultados de un tratamiento convencional para dejar de fumar. Una elevada proporción de los fumadores que dejan el tabaco continúan utilizando habitualmente cigarrillos electrónicos con nicotina después de seis meses, a diferencia de lo que sucede habitualmente en la terapia con medicamentos que contienen nicotina, donde el tratamiento farmacológico se retira antes de alcanzar ese tiempo. De este modo, la ayuda potencial de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar contrasta con los riesgos de su uso continuado en términos de potenciales recaídas o de los efectos perjudiciales a largo plazo de la nicotina y otros componentes tóxicos de los aerosoles emitidos por esos dispositivos. Además, incluso en el caso de los medicamentos para dejar de fumar es difícil que los beneficios que se obtienen bajo las exigentes condiciones de un ensayo clínico se observen también en condiciones de la vida real, en las que muchos fumadores presentan situaciones clínicas más complejas y no pueden acceder a un intenso apoyo profesional. 

Las circunstancias en las que se ponen al acceso de la población los cigarrillos electrónicos en nuestro medio, donde grandes multinacionales tabacaleras participan en la promoción y comercialización de algunos de los productos de mayor éxito, han favorecido también el uso de estos dispositivos entre jóvenes y adolescentes, exponiéndoles a un mayor riesgo de desarrollar una adicción a la nicotina, favorecer la progresión hacia el uso de productos del tabaco convencionales y perjudicar de ese modo los avances que son necesarios para reducir la enorme carga de enfermedad y mortalidad que ocasiona el tabaco en todo el mundo. 

Declara no tener conflicto de interés
ES

Sarah Jackson - cigarros electrónicos

Sarah Jackson

Investigadora  del Grupo de Investigación sobre Tabaco y Alcohol de University College London (Reino Unido)

Science Media Centre Reino Unido

Este ensayo bien realizado se suma a la creciente base de pruebas que demuestran que los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a las personas a dejar de fumar. Las personas que recibieron la intervención (cigarrillos electrónicos y líquidos electrónicos gratuitos más la atención habitual) tenían un 77 % más de probabilidades de dejar de fumar durante al menos seis meses que las del grupo de control (atención habitual).  

También se evaluó la seguridad del uso de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar y se observó una tasa ligeramente superior de acontecimientos adversos no graves en el grupo de intervención frente al de control, pero ninguna diferencia en la tasa de acontecimientos adversos graves (es decir, acontecimientos que provocaron hospitalización, incapacidad sustancial o muerte). Estos hallazgos deberían tranquilizar aún más a las personas que fuman y a los profesionales sanitarios en el sentido de que los cigarrillos electrónicos pueden utilizarse como una herramienta eficaz para dejar de fumar sin riesgos sustanciales para la salud.

Declara no tener conflicto de interés
ES

Lion Shahab - cigarros electrónicos

Lion Shahab

Codirector del Grupo de Investigación sobre Tabaco y Alcohol de University College London (Reino Unido)

Science Media Centre Reino Unido

Este estudio se suma al creciente número de ensayos de alta calidad que demuestran que los cigarrillos electrónicos son una ayuda eficaz para dejar de fumar, ya que casi duplican las tasas de abandono [del tabaco] en comparación con el tratamiento existente. Y lo que es más importante, se trata del primer estudio de este tipo en Europa Central, lo que confirma que este efecto se observa en diferentes contextos y en países con diferentes entornos políticos. Este estudio también proporciona más información sobre el perfil de seguridad del uso del cigarrillo electrónico para dejar de fumar. A pesar de que la intervención de control consistió en un asesoramiento estándar para dejar de fumar con muy poco uso de cigarrillos electrónicos o terapia de sustitución de nicotina a los seis meses de seguimiento, en comparación con la mitad de los participantes en la intervención que seguían utilizando cigarrillos electrónicos, no se observaron diferencias en los síntomas respiratorios entre el grupo de intervención y el de control. 

Declara no tener conflicto de interés
ES
Publicaciones
Electronic Nicotine-Delivery Systems for Smoking Cessation
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Humanos
Revista
New England Journal of Medicine
Fecha de publicación
Autores

Reto Auer et al.

Tipo de estudio:
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Humanos
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto