Este artículo se publicó hace más de 6 meses
Reacciones: el linaje de la llamada ‘gripe porcina’ ha pasado de humanos a cerdos casi 400 veces desde 2009

La influenza A puede causar gripe en humanos, aves, cerdos y otros mamíferos. En 2009 y 2010, una pandemia causada por la cepa pdm09 —que se llamó popularmente ‘gripe porcina’ porque contenía secuencias genéticas de influenza aviar, porcina y humana— provocó miles de muertes humanas en todo el mundo. Desde entonces, este linaje ha pasado unas 370 veces de humanos a cerdos en Estados Unidos, según concluye un estudio publicado en PLOS Pathogens. La investigación también indica que la circulación del virus entre los cerdos puede provocar más cambios evolutivos en este linaje, lo que aumentaría el riesgo de que el virus vuelva a pasar a humanos. 

27/07/2023 - 20:00 CEST
 
gripe porcina

Giovana Ciacci Zanella frota un hocico de cerdo para recolectar muestras con las que detectar el virus de la influenza A. Crédito: M.Marti y A.Grimes, USDA (CC-BY 2.0).

Reacciones

Elisa Pérez - gripe porcina

Elisa Pérez

Viróloga veterinaria en el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA - CSIC)

Science Media Centre España

Este estudio es un magnífico ejemplo de la importancia de las zoonosis inversas, es decir, la transmisión de patógenos desde los humanos a los animales (en este caso, cerdos). 

Históricamente se ha prestado poca atención a este tipo de contagios animal-humano, en gran parte, debido a nuestra visión antropocéntrica de la salud, en la que tendemos a considerar a los humanos como víctimas del contagio, pero nunca como origen. 

El virus de gripe pandémica H1N1 es un virus zoonótico que surgió en una granja porcina en México por una combinación de material genético de virus de gripe aviar, porcina y humana. El virus consiguió saltar de los cerdos a los humanos para después adaptarse completamente a su nuevo hospedador, transmitiéndose de forma eficaz entre personas en todo el mundo. Tan solo un mes después de que el virus pandémico H1N1 hubiera alcanzado una distribución mundial, se detectaron los primeros casos de transmisión de humanos a animales. El primer brote ocurrió en una granja porcina en Canadá y desde entonces el virus ha saltado de humanos a cerdos en cientos de ocasiones, tal y como confirma este estudio.  

El riesgo principal de estas zoonosis inversas es que el hospedador animal acabe convirtiéndose en reservorio del patógeno en cuestión. Es decir, que el virus se adapte al cerdo y siga evolucionando en él, de forma que pueda ir acumulando mutaciones que acaben dando lugar a un virus más peligroso, bien porque las vacunas humanas de gripe estacional sean menos eficaces frente a él o porque la inmunidad preexistente en personas frente a la cepa original no proteja frente a las variantes originadas en el cerdo. 

Es de sobra conocido que el cerdo es una especie clave en el surgimiento de virus de gripe zoonótica. De hecho, es considerada como la principal “especie coctelera”, ya que es susceptible a virus de gripe porcina, humana y aviar. Si una célula porcina es infectada a la vez por virus de gripe de diversos orígenes puede producirse un reordenamiento de segmentos genéticos que den lugar a un nuevo subtipo con capacidad de infectar a diversas especies. Es lo que ocurrió con la cepa H1N1 en 2009 y lo que podría volver a ocurrir en cualquier momento, especialmente en la situación actual en la que estamos sufriendo la mayor epidemia de gripe aviar de la historia, causada por el subtipo H5N1, que sabemos que también puede infectar al cerdo. 

El cerdo ha sido la especie más afectada por estas transmisiones inversas de virus H1N1, pero no ha sido la única. El contagio humano-animal se ha confirmado en otras especies ganaderas como el pavo, en mascotas como perros, gatos y hurones, en animales de zoológico y en visones en granjas peleteras. 

Es probable que todas estas especies te recuerden a algo. Efectivamente, todas ellas, excepto los pavos, han sufrido recientemente infecciones con otro virus pandémico: el SARS-CoV-2. De hecho, hay muchas similitudes entre ambos virus, especialmente en el espectro de especies que pueden infectar y en el riesgo de aparición de reservorios animales que compliquen enormemente el control de la enfermedad a nivel global. Ambos ejemplos nos recuerdan que las zoonosis se transmiten de forma bidireccional y que ignorar este hecho puede tener consecuencias muy graves para nuestra salud y la del planeta. Para luchar frente a estos virus es imprescindible que los profesionales de sanidad animal y salud pública trabajen de forma coordinada, aceptando que todo está conectado y que la salud será global o no será. 

No declara conflicto de interés
ES

Gustavo del Real - gripe porcina

Science Media Centre España

Desde el inicio de la pandemia de gripe A H1N1 (pdm2009) se han documentado numerosos casos de transmisiones de este virus pandémico de humanos a cerdos (zoonosis inversa) en Europa y en EE.UU. La gran mayoría de estas infecciones se produjeron durante los primeros años desde la pandemia, cuando el virus circulaba en humanos con su máxima incidencia, pero los eventos de transmisión no han cesado desde entonces. En este estudio se describe la frecuencia de estos episodios de transmisión de humanos a cerdos en EE.UU. desde la emergencia de la pandemia de 2009 hasta la actualidad. La introducción y establecimiento de nuevos virus de origen humano en los cerdos incrementa la heterogeneidad de los virus en esta especie y aumenta las posibilidades de que se originen cepas de gripe porcina capaces de transmitirse inversamente a los humanos y ocasionen nuevas pandemias. 

De forma similar, un estudio llevado a cabo en nuestro laboratorio del INIA-CSIC demostró la existencia de al menos tres líneas genéticamente distintas del virus humano H1N1pdm2009 en nuestra cabaña porcina, fruto de sendas transmisiones independientes de virus de procedencia humana. Una vez introducidos en el ganado porcino, los nuevos virus H1N1pdm2009 evolucionaron independientemente de sus parientes humanos mediante mutación y por intercambio genético con el resto de virus de la gripe porcina, dando lugar a una amplia diversidad de virus influenza A en nuestra cabaña porcina. Las vacunas de gripe humanas pueden proteger de forma parcial frente a algunas de estas variantes virales porcinas en función del grado de similitud antigénica. 

Antes de la pandemia de 2009, también se produjeron diversos casos de zoonosis inversa que contribuyeron a configurar la composición genética de los virus gripales porcinos contemporáneos. Esta cercanía evolutiva entre los virus de la gripe porcina y humana explica la relativa facilidad de transmisión recíproca de los virus entre ambas especies. Por ello, es absolutamente necesaria la vigilancia estrecha y constante de los virus de la gripe en ambas especies para anticiparse a posibles emergencias de virus de gripe porcina con potencial pandémico y se reedite otra pandemia similar o con peores consecuencias a la sufrida en 2009. 

Especial vigilancia debería llevarse a cabo en aquellas personas que por motivos profesionales tienen contacto estrecho y frecuente con el ganado porcino: granjeros, veterinarios, matarifes, transportistas, etc. 

No declara conflicto de interés
ES
Publicaciones
Reverse-zoonoses of 2009 H1N1 pandemic influenza A viruses and evolution in United States swine results in viruses with zoonotic potential
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Estudio experimental
  • Humanos
  • Animales
Revista
PLoS Pathogens
Fecha de publicación
Autores

Alexey Markin et al.

Tipo de estudio:
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
  • Estudio experimental
  • Humanos
  • Animales
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto