Este artículo se publicó hace más de 7 meses
Reacciones a la propuesta del lago Crawford en Canadá como sitio de referencia geológica para el Antropoceno

El Grupo de Trabajo sobre el Antropoceno de la Comisión Internacional de Estratigrafía propone que el lago Crawford en Canadá sirva de sitio de referencia para estudiar el Antropoceno como posible época geológica. Esta propuesta de sección estratotipo y punto de límite global (GSSP, por sus siglas en inglés) se presenta hoy en el Congreso Internacional de Estratigrafía en Lille, Francia. Es un paso necesario, pero no suficiente para que el Antropoceno entre en la Tabla Cronoestratigráfica Internacional, la referencia mundial de las unidades geológicas. Una vez aprobada por el AWG, esta propuesta tiene que pasar por tres votos más en instancias geológicas internacionales. 

11/07/2023 - 19:01 CEST
 
Crawford Lake

Crawford Lake, en Canadá. Autora: Sarah Roberts.

Reacciones

Alejandro Cearreta - Crawford Lake ES

Alejandro Cearreta

Catedrático de Paleontología en la Universidad del País Vasco UPV/EHU, director del Departamento de Geología y miembro del Grupo de Trabajo sobre el Antropoceno (Anthropocene Working Group)

Science Media Centre España

El Grupo de Trabajo sobre el Antropoceno (Anthropocene Working Group, AWG) fue establecido por la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario para determinar la validez del Antropoceno como nuevo tiempo geológico y proponer su definición. En los últimos 15 años ha evaluado las distintas evidencias físicas, químicas y biológicas que se encuentran preservadas en los sedimentos y las rocas más recientes de nuestro planeta. Desde 2019, se ha desarrollado un proyecto colaborativo entre el AWG y la Haus der Kulturen der Welt y el Instituto Max Planck para la Historia de la Ciencia (Alemania) con el objetivo de analizar los lugares más adecuados que podrían albergar el estratotipo que marque el inicio del Antropoceno. La mayoría de los equipos que presentaron sus propuestas identificaron el plutonio como su indicador principal y propusieron el inicio del Antropoceno a partir de un incremento en la señal de este elemento radiactivo (mayoritariamente) artificial que se encuentre en los sedimentos y las rocas depositadas en todo el planeta desde el inicio de los años 1950. 

El AWG finalmente ha seleccionado el lago Crawford (Canadá) como el lugar que contiene el registro sedimentario de referencia para definir el inicio del Antropoceno. Los sedimentos que se acumulan en su fondo están formados por capas anuales denominadas varvas lacustres. La capa que se propone como marcadora del estratotipo del Antropoceno se encuentra en una lámina de calcita depositada en el verano de 1950 y fue seleccionada debido al rápido aumento del plutonio a partir de entonces. Esta señal coincide además con un incremento de las partículas carbonáceas esferoidales (originadas por la quema de combustibles fósiles a elevadas temperaturas) y un importante cambio del ecosistema identificado por un declive en el polen de olmo y un reemplazamiento en las especies de diatomeas que viven en el lago. 

El Antropoceno es parte del tiempo geológico y, a pesar de su corta duración, será reconocido como el final de una época relativamente estable en la historia de la Tierra impulsado por un aumento sin precedentes en la población humana, el consumo de energía, la industrialización y la globalización tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Conflicto de interés: es miembro del AWG. 

ES

Juan Carlos Gutiérrez Marco - Crawford Lake ES

Science Media Centre España

¿Está la selección respaldada por datos sólidos? 

“Los datos que respaldan la candidatura se basan en una serie de sondeos de corta longitud hechos en el fondo de un lago con unas condiciones excepcionales para el registro de todo tipo de fluctuaciones ambientales y en los que se han dispuesto las más modernas técnicas analíticas de ultra-alta resolución. Se trata de un lago pequeño, desarrollado en una dolina de origen cárstico, de 24 m de profundidad máxima, con agua estratificada y oxigenada, donde se depositan sedimentos varvados con restos de polen y microorganismos que atestiguan los cambios geoquímicos y orgánicos. Los sedimentos antropocenos se restringen a los 10-13 cm superiores de todos los sondeos, afectados por todo tipo de contaminantes antrópicos de una vecina región altamente industrializada. 

El trabajo y la selección del lugar es sólido: ese medio palmo de sedimentos antropocenos conserva todos los indicadores estratigráficos propios de un horizonte con cambios geológicos. Otra cosa es que el rango formal sea el adecuado a una época, porque por ejemplo en el Devónico hay eventos oceanográficos a escala planetaria que ocurren dentro de pisos geológicos y son sumamente detectables; sin embargo, no marcan límites geocronológicos formales. La historia del planeta es una sucesión de cambios geológicos y el Antropoceno no es geología. Se parece más a los antiguos conceptos teológico-filosóficos de la era Antropozoica o el periodo Antropógeno, que no llegaron a entrar en la Geología por su carácter no científico”. 

¿Hay limitaciones importantes que haya que tener en cuenta? 

“Los sondeos ofrecen una secuencia ideal de acontecimientos registrados en los sedimentos, que ha tardado muchos años en ser encontrada. Pero como escala patrón, la detección de un Antropoceno tan exiguo exige emplear una suma de especialistas y sofisticadas tecnologías que no lo hacen rentable en ningún caso. Y además están los indicadores que desaparecen con el tiempo, como los radioisótopos fruto de las explosiones nucleares: el plutonio detectado en algunas varvas de lago Crawford tiene una vida media de 24.100 años, y dejará de ser detectable a los 100.000 años, cifras casi irrelevantes a la escala geológica”. 

¿Qué impacto podría tener (o no) esta selección, para la geología y más allá? 

“Los que pensamos que el Antropoceno es un evento geológico, fruto del impacto diacrónico de la actividad humana sobre nuestro propio ecosistema, no estamos por la labor de ponerle fecha de inicio y mucho menos de formalizar el término en una escala geológica que se mide en miles a millones de años, para crear una unidad a futuro y en el fondo culpabilista, por tratar de convertirla en la expresión geológica de un cambio global de origen antropogénico. Es por ello que el Antropoceno debería seguir siendo tratado como un metaconcepto utilizable por todo tipo de pensadores, artistas y científicos, y me parece ridículo que una élite minoritaria de geólogos se empeñe en poner una fecha (1950) para restringir el término a sus intereses. Porque no debemos olvidar que la geología de los últimos siglos está escrita no ya en las rocas, sino esencialmente en la historia y los calendarios que nos hablan de guerras, industrias, contaminaciones y desastres naturales. A veces con cartografías geológicas hechas día a día, como en el caso de las erupciones de La Palma y Hawái. No tiene sentido movilizar grandes medios tecnológicos para preguntarle, a los últimos centímetros de sedimentos acumulados en algún lugar, si son posteriores a 1950 o no, máxime cuando en su mayoría no están ni siquiera petrificados”. 

Declara no tener conflicto de interés
ES

Blanca Martínez - Crawford Lake ES

Blanca Martínez

Geóloga y miembro de la Unidad de Cultura Científica del Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC)

Science Media Centre España

Utilizar un sondeo obtenido en el fondo de un lago como posible GSSP del Antropoceno es una decisión acertada. Los registros sedimentarios de medios lacustres son unas herramientas (proxies) excelentes para analizar los cambios ambientales recientes con una gran resolución temporal, ya que en los fondos de los lagos se deposita una nueva capa de sedimento cada año y de manera continua durante siglos o milenios. Esto permite dar una edad precisa al principal indicador geoquímico considerado como posible inicio del Antropoceno, la señal de Pb radiactivo fruto de las pruebas atómicas. Además, tener este registro de las variaciones medioambientales provocadas por la acción del ser humano de un año a otro, facilita la correlación entre registros geológicos de todo el mundo con una precisión nunca antes conseguida en geología. 

Sin embargo, los sondeos lacustres pueden tener ciertas limitaciones. Los lagos son unos ambientales muy sensibles a los cambios ambientales y climáticos, registrando no sólo las variaciones a escala global, sino también a escala local o regional, como pueden ser incendios cercanos, modificaciones intencionadas en los sistemas hídricos o alteraciones de la fauna y la flora por efecto del ser humano. Por este motivo, es necesario contar con otras posibles secciones de referencia secundarias que permitan identificar, caracterizar y dar una edad precisa a los cambios acontecidos a escala global, para separar sus señales y evidencias de las alteraciones locales. 

Con esta reunión internacional se avanza un escalón más en la discusión geológica sobre la posible definición del Antropoceno como una nueva división temporal de la historia de la Tierra. Pero su ratificación compete únicamente al ámbito científico. En el plano social, debe servir como la presentación de nuevas evidencias científicas, sólidas y rigurosas, de que el ser humano es capaz de alterar los ciclos biogeoquímicos naturales de nuestro planeta con nuestras acciones, llegando a quedar marcadas en sedimentos de todo el mundo. Aunque, de momento, sigamos viviendo en el Holoceno Superior.

Declara no tener conflicto de interés
ES
Publicaciones
The varved succession of Crawford Lake, Milton, Ontario, Canada as a candidate Global boundary Stratotype Section and Point for the Anthropocene series
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
Revista
The Anthropocene Review
Autores

Francine MG McCarthy et al.

Tipo de estudio:
  • Artículo de investigación
  • Revisado por pares
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto