Este artículo se publicó hace más de 7 meses
Reacciones: clasifican el edulcorante aspartamo como posiblemente cancerígeno para los humanos, aunque su ingesta diaria admisible no varía

La Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC según sus siglas en inglés) y el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la FAO y la OMS han publicado una evaluación de las repercusiones del edulcorante aspartamo sobre la salud. Citando "pruebas limitadas" de carcinogenicidad en humanos, la IARC ha clasificado al aspartamo como posiblemente cancerígeno para los humanos (Grupo 2B). Por su parte, el JECFA no ha variado la ingesta diaria admisible de este edulcorante, establecida en 40 mg/kg de peso corporal. Según estos organismos, con una lata de refresco dietético que contenga 200 o 300 mg de aspartamo, un adulto de 70 kg necesitaría consumir más de 9-14 latas diarias para superar la ingesta diaria admisible –suponiendo que no se produzca otra ingesta de otras fuentes alimentarias–. 

14/07/2023 - 00:30 CEST
 
Reacciones

Urrialde - Aspartamo

Rafael Urrialde de Andrés

Profesor en la facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid y en la facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo-CEU, y vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nutrición

Science Media Centre España

La rueda de prensa del miércoles 12 de julio de la OMS, la cual presencié, como mínimo se podría clasificar de muy sorprendente: posicionamientos diferentes de la IARC y el JECFA sobre la evidencia científica, aunque en ambos casos indican que es limitada y no convincente. JECFA recalca que en la evidencia sobre riesgo de cáncer en estudios en animales y en humanos no es convincente para establecer relación entre consumo de aspartamo y cáncer.  

Esperemos que el resto de las agencias y autoridades de seguridad alimentaria y nutrición de los países a nivel mundial o regiones como la Unión Europea también adopten posicionamientos que no generen estos alarmismos, determinación del riesgo claro y convincente que llevan a cabo: la European Food Safety Authority, Food Drug Agency de EEUU, Food Standards Agency of Australia New Zealand, Canadian Institute of Food Safety, Food Standards Agency de Reino Unido, Norwegian Food Safety Authority,  Icelandic Food and Veterinary Authority, Federal Food Safety and Veterinary Office of Switzerland, Comisión Federal para la Evaluación de Riesgos sanitarios de México, Canadian Institute of Food Safety, Food Safety Commission of Japan, etc. 

En los años 90 se pidió claramente la constitución de agencias de seguridad alimentaria para evitar lo que se produjo ayer [en la rueda de prensa], en este caso, con el aspartamo, porque si se clasifica como 2B, posiblemente cancerígeno por IARC, o se baja la IDA [ingesta diaria admisible] por JECFA o se retira; si se mantiene la IDA por el JECFA y resto de agencias y autoridades de seguridad alimentaria a nivel mundial por falta de evidencia científica no se debería generar el alarmismo. No me imagino que una institución como la OMS diga que un medicamento supone un riesgo y las agencias o autoridades de aprobación de los medicamentos digan otra cosa, que son las que realmente evalúan la seguridad y eficacia de los medicamentos. 

Por otro lado, manteniendo la IDA de 40 mg/kg de peso persona/diaria, esto significa un consumo de 2.800 mg de aspartamo. Sorprenden los cálculos que dieron desde la OMS en la rueda de prensa porque con tablas de composición de alimentos, no supondría como dijeron 10 latas de refresco, sino, aproximadamente 15, partiendo de la premisa de una cantidad en torno a 50 mg de aspartamo por 100 ml de producto alimenticio. Es más, con esta IDA, repito que según el JEFCA no hay que modificar, podría suponer para un adulto de 70 kg consumir todos los siguientes productos en un solo día: 2 raciones de bebidas alcohólicas tipo combinados, 8 cucharaditas de cacao en polvo, 2 cervezas bajas en calorías, 5 chicles o gomas de mascar, 5 cucharaditas de edulcorantes de mesa, 2 raciones de frutas o vegetales en conserva, 2 porciones de gelatina sin azúcar, 3 yogures o leches fermentadas, 2 raciones de mermelada, 2 vasos de néctares, 2 bebidas refrescantes a base de zumo, 3 porciones de chocolate, 3 refrescos bajos en o sin azúcares o azúcares añadidos, toques de salsas, 2 bebidas de té y 2 yogures bebibles. 

No obstante, hay que señalar que en la rueda de prensa también se indicó, sorprendentemente que, para un niño de 20 kg de peso, la ingesta de aspartamo sería de 800 mg. En este caso, como en el de mujeres embarazadas, personas mayores o las que tienen un problema fisiológico o enfermedad, aparte de la fenilcetonuria y que no deberían consumir aspartamo por el contenido en fenilalanina, se debería ser más cauteloso por parte de la OMS, ya que si lo están clasificando a través de la IARC como 2B (posiblemente cancerígeno) deberían haber indicado que los niños, al igual que personas mencionadas, deberían de abstenerse de consumir aspartamo, pues el grado de protección, como también el JEFCA lo tiene en cuenta para la determinación de las IDAS, sería mucho mayor. En este sentido también indicar que los datos facilitados ayer por la OMS no fueron ajustados a la realidad, pues 800 mg de aspartamo no equivalen a 2-4 latas de refresco, sino a 5-6 latas de refresco, o lo que equivaldría a consumir durante un solo al día todos los siguientes productos: 2 yogures o leches fermentadas, 2 porciones de chocolate, 5 cucharaditas de cacao en polvo, 2 raciones de mermelada, 2 vasos de néctares y 2 vasos de bebidas a base de frutas. 

Es imprescindible poner en marcha estudios in vivo en humanos y determinar claramente el grado de exposición a los edulcorantes en general y aspartamo, sucralosa y sacarina en particular, por el riesgo del cáncer o por su posible impacto en la microbiota intestinal. 

Por otro lado, volver a indicar que los edulcorantes bajos en o sin calorías son aditivos que sirven para rebajar o eliminar la cantidad de azúcar, pero para control y reducción del sobrepeso y obesidad, así como de otras patologías, debe ser la dieta total la que se tenga en cuenta, porque un único producto alimenticio o un solo ingrediente o aditivo se puede ver anulado su efecto por el efecto del resto de alimentos y bebidas en la dieta. Asimismo, el uso de los edulcorantes bajos en o sin calorías no debe ser generalizado y no empezar a incorporarse, como se está haciendo, en productos alimenticios que antes ni tenían azúcar y a los cuales ahora, por la razón que sea, se les quiere dar o aportar sabor dulce.

“Desde 1986 hasta 1992 trabajé en la Facultad de Ciencias Biológicas en la Cátedra de Fisiología Vegetal como Colaborador y desarrollando el trabajo de mi tesis Doctoral. En el año 1991-1992 estuve con una estancia en el Instituto del Frío del Consejo Superior de Investigaciones Científicas como Colaborador Científico en la Unidad de Congelaciones Vegetales. Desde el año 1992 a 2000 trabajé en una Asociación de Consumidores, en la Unión de Consumidores de España y en la Revista de Consumo Ciudadano (editada por 5 asociaciones de consumidores), fui el Director de Alimentación y Salud y el Director Técnico, respectivamente. De 2000 a 2006 trabajé en Puleva siendo el Director de Seguridad Alimentaria y Salud. De 2006 a 2020 en Coca-Cola Iberia como Subdirector de Asuntos Científicos y Regulatorios y posteriormente como Director de Nutrición y Salud. Desde 2020 soy Profesor en diferentes Facultades de distintas Universidades: Facultad de Biológicas de la UCM, Facultad de Farmacia de la USP CEU, Facultad de Enfermería de la Universidad de Valladolid y colaboro en distintos másteres de alimentación biología vegetal aplicada y seguridad alimentaria de la Facultad de Veterinaria de la UCM, de la Facultades del Campus de Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla y de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada. Soy Académico Numerario de la Real Academia Europea de Doctores-RAED y miembro de su Junta de Gobierno y Académico de Honor de la Academia Española de Nutrición y Dietética, Presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y Vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nutrición-SEÑ. Además, soy miembro o socio de distintas sociedades científicas: Sociedad Española de Seguridad Alimentaria-SESAL, Sociedad Española de Nutrición Comunitaria-SENC, Academia Española de Nutrición y Dietética-AEND, Sociedad Española de Nutrición-SEÑ, Sociedad Española de Medicina del Deporte y miembro del Patronato de la Fundación Española de la Nutrición-FEN. Desde marzo de 2020 no tengo ningún conflicto de interés porque no tengo relación contractual ni de ningún tipo con ninguna empresa alimentaria, ni de la transformación ni de la distribución, ni farmacéutica. Solo he colaborado con Asociaciones de Consumidores y Sociedades Científicas o estoy como miembro de Comité Científico Asesor en algunas plataformas de información”.

ES

Oliver Jones - aspartamo

Oliver Jones

Catedrático de Química de la Universidad RMIT (Australia)

Science Media Centre España

La IARC ha realizado la evaluación que los informes filtrados en las últimas semanas sugerían y ha clasificado el aspartamo en la categoría 2B, el segundo nivel más bajo. Esto significa que no hay pruebas suficientes de una relación. Otras sustancias de esta categoría son el uso del teléfono móvil y los gases de escape de los motores de gasolina.  

Esta es la primera vez que la IARC examina el aspartamo y parece haber sido motivada por un artículo publicado en 2022 que mencionaba el cáncer de hígado. El comité de expertos de la IARC habría revisado toda la literatura disponible al llegar a esta conclusión, pero no habría realizado ninguna investigación nueva por su cuenta.  

Hay dos términos que debemos entender. El primero es "peligro", que solo significa un posible daño (aunque sea muy improbable que se produzca), y [el segundo] "riesgo", que es la probabilidad de que se produzca el daño. Es como conducir un coche. Los coches chocan, la gente se lesiona e incluso muere, pero el riesgo de que eso ocurra cuando se va de compras o se lleva a los niños al colegio es bastante bajo; la mayoría de nosotros no pensamos en ello, aunque el riesgo no sea cero.  

Ahora bien, la IARC solo examina el peligro, lo que en este caso significa que se limitan a comprobar si existen pruebas de que el aspartamo pueda estar relacionado con el cáncer. No evalúa la probabilidad de que se produzca el peligro.  

El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios [JECFA] no ha modificado su clasificación de seguridad del aspartamo, que fija en unos 40 mg/kg de peso corporal, lo que para un adulto de 70 kg significaría beber unas 17 latas de Coca-Cola light al día durante un largo periodo. Esto es coherente con las principales agencias de seguridad alimentaria de todo el mundo, que realizan regularmente sus propias evaluaciones y clasifican el aspartamo como seguro a los niveles a los que se utiliza.  

También debemos recordar que todos estamos expuestos a agentes cancerígenos todos los días. Suena aterrador, pero se trata de un riesgo. Incluso las cosas que la IARC clasifica como carcinógenos de clase uno, como la luz ultravioleta y el alcohol, no causan cáncer instantáneamente solo por exponerse a ellos una vez. Por ejemplo, si tomas demasiado el sol en la playa en verano puede que te quemes, pero te recuperarás. Si tomas el sol continuamente sin protección solar, tu riesgo de cáncer de piel aumenta.  

En resumen, yo seguiré disfrutando de mi Pepsi Max y creo que tú también puedes hacerlo. 

Declara no tener conflicto de interés
ES

Gunter Kuhnle - aspartamo

Gunter Kuhnle

Catedrático de Nutrición y Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Reading (Reino Unido)

Science Media Centre Reino Unido

La publicación del dictamen de la IARC y del JECFA es muy bienvenida, ya que pone fin a las especulaciones sobre la seguridad del aspartamo. Las dos agencias de la OMS han hecho lo que se supone que deben hacer: la IARC ha revisado los datos y ha encontrado algunas pruebas muy limitadas de que el aspartamo podría causar cáncer y, basándose en los mismos datos, el JECFA ha concluido que un consumo de hasta 40 mg por kg de peso corporal al día es seguro y no hay necesidad de cambiar las recomendaciones actuales.  

Es lamentable que la filtración de cierta información haya podido crear incertidumbre y preocupación innecesarias, ya que los consumidores pueden preocuparse con razón si se les dice que algo que está en muchos alimentos puede causar cáncer. El dictamen publicado relativiza esta cuestión y deja muy claro que no hay motivo de preocupación cuando se consume en las cantidades actuales. Los organismos científicos consultivos a menudo son incapaces de reaccionar con rapidez y responder a una noticia emergente, por lo que es bueno que ahora dispongan tanto de las evaluaciones de la IARC como del JECFA para asimilarlas y responder a ellas.  

Esto ilustra también la importancia de distinguir entre peligro y riesgo y pone de relieve la dificultad de comunicar los peligros: la luz solar es un peligro, ya que puede causar cáncer, pero el riesgo depende de la cantidad de luz solar y de si usamos protección. Del mismo modo, aunque el aspartamo provoque cáncer en cantidades muy elevadas, no existe riesgo al consumirlo en las cantidades permitidas en los alimentos. 

Declara no tener conflicto de interés
ES

Teng - Aspartamo

Andrea Teng

Investigadora sénior del departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda)

Science Media Centre Nueva Zelanda

El aspartamo ha sido clasificado como posiblemente cancerígeno para el ser humano por la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud. 

Eso significa que su seguridad en las dosis actuales no es motivo de gran preocupación y que necesitamos investigar más y mejor para comprender sus efectos. Para poner esto en contexto, las pruebas son más sólidas en el caso de los vínculos entre alcohol y cáncer, o carne roja y cáncer. 

Las bebidas azucaradas son el mayor problema. Existen pruebas fehacientes de la relación entre las bebidas azucaradas y la diabetes, la caries dental y otras enfermedades crónicas, pero no han sido revisadas por la IARC. 

El problema de estudiar las bebidas dietéticas que contienen aspartamo es que la gente puede estar eligiendo estos productos porque ya tienen un alto riesgo de enfermedades relacionadas con la nutrición y quieren reducir ese riesgo. Así que puede ser difícil desentrañar estos efectos. 

Necesitamos medidas urgentes para mejorar nuestro entorno alimentario en Nueva Zelanda.

No declara conflicto de interés
ES

Jones - Aspartamo

Alexandra Jones

Investigadora sénior de Política y Derecho Alimentario en el Instituto George para la Salud Global (Australia)

Science Media Centre Australia

Para los actuales consumidores de bebidas dietéticas [que incluyen este edulcorante], esta noticia no es motivo de gran alarma. El aspartamo ha sido clasificado en la categoría 2B de la IARC, lo que significa que hay pruebas limitadas de que pueda causar cáncer, no de que lo cause o sea probable que lo cause. El trabajo del JECFA confirma que los niveles normales de consumo parecen ser seguros.  

Más allá de este enfoque específico sobre el aspartamo y el cáncer, sabemos que el uso de edulcorantes en nuestro suministro de alimentos es cada vez mayor (en Australia, por ejemplo, la industria alimentaria se ha alejado del aspartamo desde hace algún tiempo, con un mayor uso de edulcorantes "naturales" como la estevia). A medida que los gobiernos y los consumidores intentan reducir la ingesta de azúcar, aumenta el uso de edulcorantes en todos los alimentos, no solo en las bebidas.  

Es importante que sigamos estudiando sus efectos a largo plazo en diferentes parámetros de la salud. Teniendo en cuenta otras indicaciones recientes de la Organización Mundial de la Salud, según las cuales los edulcorantes no azucarados no deben utilizarse como medio para controlar el peso o reducir el riesgo de cardiopatías o diabetes, sería prudente reflexionar sobre los beneficios generales para la salud (y el bolsillo) de cambiar el hábito de tomar refrescos de cualquier tipo por alternativas más sanas, como el agua del grifo.

Declara no tener conflicto de interés
ES

Barclay - Aspartamo

Alan Barclay

Dietista asesor, nutricionista, chef, y colaborador honorario asociado de la Universidad de Sídney (Australia)

Science Media Centre Australia

La IARC ha vuelto a analizar estudios previos y ha llegado a la conclusión de que el edulcorante intenso aspartamo es "posiblemente cancerígeno para los seres humanos" (Grupo 2B). La calidad de las pruebas que sustentan esta evaluación (basada principalmente en estudios con roedores) no es alta y, por supuesto, la conclusión puede cuestionarse. 

En cualquier caso, como casi todo en la vida, la dosis importa. El JECFA ha reafirmado la Ingesta Diaria Admisible (IDA) de 40 mg/kg de peso corporal al día que ha estado vigente en Australia desde que se aprobó el uso del aspartamo en alimentos y bebidas en la década de 1980. La evaluación más reciente de la exposición dietética del FSANZ [Food Standards Australia New Zealand] determinó que el australiano medio consume menos del 10 % de IDA e incluso los mayores consumidores consumen menos del 25% de IDA. 

Desde que se realizó esta encuesta, se han aprobado otros edulcorantes intensos, como la estevia y la "fruta del monje", y han sido muy populares, ya que se perciben como alternativas más naturales.  

Por tanto, la ingesta de aspartamo de la población australiana está muy por debajo de la ID, y es probable que esté disminuyendo debido a la popularidad de otras alternativas. Por lo tanto, no es probable que incluso los consumidores más ávidos corran un mayor riesgo de contraer cáncer a causa del aspartamo en Australia.  

Por último, para poner en perspectiva la conclusión de la IARC, el aspartamo se agrupará con otros alimentos/aditivos del grupo 2B, como las verduras encurtidas (asiáticas), el colorante amaranto y el conservante butilhidroxianisol (BHA). Sin embargo, las carnes procesadas como el jamón, el beicon y las salchichas para perritos calientes están clasificadas como carcinógenos del grupo 1 y la carne roja como carcinógenos del grupo 2A, lo que indica que representan un riesgo mayor para los consumidores que el aspartamo.

Barclay declara que es coautor del libro The Ultimate Guide to Sugars and Sweeteners. 

ES
Publicaciones
Summary of findings of the evaluation of aspartame at the International Agency for Research on Cancer (IARC) Monographs Programme’s 134th Meeting, 6–13 June 2023 and The JOINT FAO/WHO EXPERT COMMITTEE ON FOOD ADDITIVES (JECFA) 96th meeting, 27 June–6 Jul
  • Informe
Fecha de publicación
Tipo de estudio:
  • Informe
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto