Este artículo se publicó hace más de 11 meses
Reacciones al informe de síntesis del IPCC que urge a tomar medidas más ambiciosas para luchar contra el cambio climático

Casi una década después de la anterior edición, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) ha presentado este lunes en Suiza el informe de síntesis de su sexto ciclo de evaluación (AR6). "Este informe de síntesis subraya la urgencia de tomar medidas más ambiciosas y demuestra que, si actuamos ahora, aún podemos garantizar un futuro sostenible y habitable para todos", ha señalado el presidente del IPCC, Hoesung Lee. 

El documento incluye las principales conclusiones de los tres informes de los grupos de trabajo de 2021 y 2022 (Bases físicas, Impactos, adaptación y vulnerabilidad y Mitigación del cambio climático) y de los tres informes especiales de 2018 y 2019 (Calentamiento global de 1,5 °C, El cambio climático y la tierra, El océano y la criosfera en un clima cambiante). Con este documento, dirigido principalmente a los responsables políticos, el IPCC cierra su sexto ciclo de evaluación. 

20/03/2023 - 14:00 CET
 
IPCC

Adobe Stock.

Reacciones

Pep Canadell - informe de síntesis IPCC

Pep Canadell

Director ejecutivo del Global Carbon Project e investigador jefe del Centro de Ciencias del Clima CSIRO en Canberra (Australia)

Science Media Centre España

Uno de los puntos más importantes a destacar de este nuevo informe es el hecho de que los beneficios asociados con la descarbonización de la economía global son tan o más grandes que el coste de la inacción y, por tanto, de los impactos climáticos sin mitigación. Esto demuestra que los beneficios a la salud debidos a la reducción de la polución, el aumento de la independencia energética de los países y el desarrollo de una sociedad más igualitaria, inteligente y eficiente con el uso de la energía y los materiales son razones que se añaden a la urgente necesidad para una rápida descarbonización de la economía. 

En los dos últimos años, cuando el IPCC ha publicado los informes de este último ciclo de evaluación, la quema de combustibles fósiles y la deforestación son responsables de más de 90 mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono, el gas más importante en el cambio climático. Y, lo que es todavía más preocupante, las emisiones de combustibles fósiles continúan creciendo. Claramente, los gobiernos del mundo no están manteniendo su palabra de reducir las emisiones tal y como la ciencia del IPCC indica. 

“Fui coordinating lead author del WGI (Grupo de Trabajo I), pero no he estado involucrado en este informe de síntesis”.

ES

Tania Guillén - informe síntesis IPCC

Tania Guillén Bolaños

Investigadora en el Centro de Servicios Climáticos de Alemania (GERICS)

Science Media Centre España

Con el Informe de Síntesis (SYR), el IPCC culminó el sexto ciclo de evaluación más productivo de su historia, compuesto por tres informes especiales, una actualización de metodología y las contribuciones de los tres grupos de trabajo. Estos informes presentan el estado del arte sobre la ciencia del cambio climático, incluidos sus impactos en la sociedad y ecosistemas. El informe de síntesis, como dice su nombre, resume los principales hallazgos de este ciclo de evaluación. La información presentada por el IPCC nos permite conocer mejor cómo ha cambiado el clima, los efectos de esos cambios y las soluciones disponibles para enfrentar las consecuencias negativas.

El IPCC confirma una vez más que, como humanidad, somos responsables del calentamiento global observado y de que no todos los países han contribuido de igual manera en crear el problema. Además, el informe confirma los hallazgos del anterior informe sobre los 1,5 ºC de calentamiento global, publicado en 2018, ya que afirma que todavía es posible limitar el calentamiento global y, por ende, los riesgos e impactos previstos, a 1,5 ºC en comparación con la era preindustrial. Sin embargo, las tendencias actuales no son compatibles con un planeta sostenible y en condiciones de equidad para sus habitantes y ecosistemas. El reto es cada vez más grande.  

Los 1,5 ºC son el límite más ambicioso del Acuerdo de París y también el límite que representa menos riesgos para la humanidad y los ecosistemas que la habitan. Sin embargo, la ventana de oportunidad que tenemos como humanidad se está cerrando. Para limitar el calentamiento en 1,5 ºC son necesarias reducciones rápidas y profundas, y, en la mayoría de los casos, inmediatas de las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores esta década.  

La evaluación del IPCC nos dice una vez más que no podemos seguir postergando la acción climática. A mayor tiempo que dejemos pasar, se reduce la viabilidad de las medidas de adaptación (las que son viables ahora, pueden no serlo en un futuro más cálido). A mayor calentamiento habrá mayores pérdidas y daños, principalmente en las comunidades y regiones ya vulnerables. Este ciclo de evaluación ha enfatizado en aspectos vitales de la interconexión entre el clima, los ecosistemas, biodiversidad y la sociedad (incluyendo equidad y justicia). Todo está conectado: necesitamos un desarrollo resiliente al clima.  

Hay suficiente tecnología y financiación para la implementación de acciones de adaptación a los cambios ya observados y los previstos, así como para acciones para mitigar el cambio climático. No es falta de recursos, sino que hay barreras para asignar los recursos para la acción climática que, además, contribuye a un futuro sostenible justo. 

Si bien los informes del IPCC no son prescriptivos, son sumamente relevantes para la política global, especialmente para las negociaciones bajo la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Las políticas climáticas actuales (NDCs) no son suficientes para limitar el calentamiento de acuerdo a los límites del PA (Acuerdo de París). Por ello con esta información, en la próxima ronda de negociaciones sobre cambio climático que se realizará en los Emiratos Árabes Unidos, los gobiernos deben pasar del discurso a la acción. 

“Fui científica de capítulo y autora contribuyente (capítulo 3), y parte del equipo de autores que redactó el borrador del resumen para responsables de políticas del informe sobre los 1,5ºC de calentamiento global. Además, soy revisora experta del informe del grupo de trabajo I y revisora experta y autora contribuyente del informe del grupo de trabajo II”.

ES

Vanesa Castán - informe síntesis IPCC

Vanesa Castán Broto

Catedrática de Urbanismo Climático en la Universidad de Sheffield 

Science Media Centre España

El Informe de Síntesis concluye un enorme esfuerzo para examinar el conocimiento actual en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. El valor del Informe de Síntesis es la integración del conocimiento desarrollado sobre el proceso del AR6, explicando los vínculos entre impactos, vulnerabilidades, opciones de adaptación y mitigación. 

La síntesis recalca los mensajes claves del IPCC, esos que no podemos dejar de repetir: el origen antropogénico del cambio climático es ahora un hecho indiscutible. Casi la mitad de la población mundial está expuesta a impactos del cambio climático que amenazan su vida, y muchos colectivos ya han sufrido pérdidas y daños. Los impactos del cambio climático están destruyendo los ecosistemas y la biodiversidad que sustentan la vida. Cada incremento del calentamiento global exacerbará los extremos y reducirá la capacidad de adaptación de la humanidad. La adaptación tiene límites y, por lo tanto, debemos detener las emisiones lo antes posible, ya mismo, ayer incluso. Existe ya muchas opciones y alternativas para la adaptación y la mitigación, por lo que no hay excusa para comenzar a actuar a todos los niveles. El principal obstáculo para la acción es la financiación. La brecha entre lo que se necesita y lo que se moviliza en el financiamiento de la adaptación es vergonzosa, particularmente considerando lo que ya se explica en el Summary for Policymakers (SPM), de que “hay suficiente capital y liquidez a nivel global para cerrar las brechas de inversión global”. 

Recordarle al mundo estos hechos constatados en el informe es esencial, ya que afectan directamente las negociaciones internacionales, la política gubernamental, la inversión del sector privado, la organización comunitaria y, en última instancia, la movilización de todos los esfuerzos posibles para adaptarse y mitigar el cambio climático. 

Uno de los mensajes clave del Informe de Síntesis es, precisamente, la necesidad de movilizar todos los esfuerzos disponibles para facilitar la cooperación internacional, implementar y cumplir las regulaciones gubernamentales, facilitar el intercambio tecnológico en las redes de ciudades y empresas, innovar en las finanzas e involucrar a las comunidades que ya liderar muchos esfuerzos para adaptarse y mitigar el cambio climático. Hay un énfasis en la "acción a corto plazo", es decir, la mitigación y adaptación rápidas y ambiciosas, aunque estas requieren grandes inversiones iniciales y pueden causar impactos disruptivos en las sociedades actuales –el diagrama al que se debería poner más atención es la figura 7 del SPM (Figure 7) que describe muchas opciones de mitigación y adaptación–. Comprender la naturaleza de esas acciones es importante para paliar los impactos disruptivos. Las experiencias en la implementación de políticas de transición justa, por ejemplo, en regiones dependientes de la minería del carbón, demuestran que es posible poner las necesidades de los más vulnerables en el centro de la acción para el cambio climático para lograr un futuro bajo en carbono y resiliente al clima que podamos compartir entre todos. 

El informe llama a poner la justicia climática y la equidad en el centro de la acción climática y enfatiza un concepto llamado "Desarrollo resiliente al clima". El desarrollo resiliente al clima es un desarrollo que reconoce las dificultades de alcanzar al mismo tiempo la prosperidad de las sociedades humanas, la reducción de las emisiones de carbono y la necesidad de adaptarse a un entorno cambiante. El problema es que el desarrollo resiliente al clima no es una cosa solo, sino muchas cosas al mismo tiempo, dependiendo del lugar donde se actúa y de las perspectivas diversas que se manifiestan en las sociedades humanas. Por esa razón, el Summary for Policymakers (SPM) explica que “el desarrollo resistente al clima avanza cuando los actores trabajan de manera equitativa, justa e inclusiva para reconciliar intereses, valores y visiones del mundo divergentes hacia resultados equitativos y justos”.  

Puede que esta reconciliación no siempre sea posible, pero lo que siempre es posible es construir lazos de solidaridad a través de contextos e intereses diferentes y, sobre todo, seguir escuchándonos. Debemos agradecer colectivamente al IPCC por este informe que aúna perspectivas diversas y diferentes maneras de conocer el mundo para desarrollar uno de los informes más importantes de nuestra generación. 

“Soy autora del IPCC aunque no del informe de síntesis”.

ES

José Manuel Moreno -informe de síntesis IPCC

José Manuel Moreno

Catedrático de Ecología en la Universidad de Castilla-La Mancha y miembro de la Academia de Ciencias Sociales y Humanidades de Castilla-La Mancha

Science Media Centre España

La covid-19 ha alterado nuestras vidas en los últimos años y también los plazos de entrega de los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (más conocido como IPCC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el Informe de Síntesis de la sexta ronda de evaluación de este organismo desde su fundación en 1988 no solo está a la altura de los anteriores sino que nos presenta de una forma sucinta, bien ordenada y estructurada, que se hace fácil de seguir y entender, la globalidad e interconexión de los aspectos principales que se contenían de forma independiente en los tres informes principales de cada uno de los grupos de trabajo (GT) (Las Bases Físicas del Clima, [GT I], Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad [GT II], y Mitigación del Cambio Climático [GTIII]). Además, durante esta sexta ronda de evaluación se han realizado tres informes especiales: “Calentamiento Global de 1,5 °C”, realizado a petición de la Convención Marco de Cambio Climático tras el Acuerdo de París en 2015, que sentó las bases para reorientar los objetivos de dicho acuerdo y contemplar como objetivo de calentamiento 1,5 °C, y no solo 2 °C; “Cambio Climático y la Tierra”, que estudió las interacciones entre los ecosistemas terrestres y el clima; “Los Océanos y la Criosfera en una Clima Cambiante”, que analiza las interacciones entre estos componente del Sistema Tierra sobre el clima.  

El Informe de Síntesis tiene como objetivo sintetizar de una manera global y coherente lo contenido en cada uno de los informes mencionadas. Al hacerlo ha dejado claro lo siguiente: 

  1. el calentamiento observado es inequívoco, con muestras de ello cada vez más abrumadoras;  
  2. la repercusión de este calentamiento sobre los ecosistemas y los sistemas humanos es también inequívoca; 
  3. se necesitan acciones sin precedentes para reducir las emisiones a niveles compatibles con no exceder un calentamiento de 1,5 °C o 2 °C. 

Estos niveles de calentamiento fueron pactados en la Conferencia de Paris en 2015. Tras analizar las tendencias pasadas y los posibles cambios futuros, el informe dedica una buena parte a explorar las posibles vías para conseguir detener el calentamiento de acuerdo con lo acordado, detallando las opciones de mitigación que existen en los distintos sectores industriales o naturales. Se detalla cómo cada aumento de calentamiento supone un escalamiento en los consiguientes peligros e impactos, de ahí la urgente necesidad de actuar sobre la mitigación, destacando los beneficios de hacerlos frente a los costes de la inacción. La solución pasa por un desarrollo que sea resiliente frente al clima, lo que requiere medidas para adaptarse al nuevo clima, al tiempo que se reducen las emisiones y se obtienen beneficios de hacerlo. No obstante, hay límites a la adaptación, de ahí la urgencia de detener el calentamiento en niveles gestionables. Los ecosistemas naturales y la sociedad están interconectados; necesitamos a los primeros para la futura prosperidad, de ahí que sea necesario conservar entre el 30 % - 50 % de estos con el fin de asegurar la salud del planeta y posibilitar el desarrollo sostenible. Por otro lado, se precisa una justicia climática que sirva de guía para la acción, pues aquellos que menos han hecho por crear el problema son los que se ven más negativamente afectados por este clima recalentado, que no va a detenerse en un futuro inmediato. 

Con este informe se culmina el sexto ciclo de evaluación del IPCC, y ahora corresponde a los gobiernos tomar nota de su diagnóstico de la situación y de las opciones, que no prescripciones, que en él se contienen para abordar la detención del uso de los combustibles fósiles, principales causantes del calentamiento global del planeta. Sus conclusiones han sido aprobadas por todos los países miembros, que son la mayoría de los países representados en la ONU. Nunca la ciencia fue tan clara y robusta en señalar un problema, sus orígenes y posibilidades para reducirlo o minimizarlo. Ahora nos toca a todos actuar, en primer lugar, a los gobiernos, que son quienes tienen a su disposición las herramientas para revertir un problema creado por una forma de concebir el planeta como si fuese infinito. Pero la Tierra es finita y hay que acompasar lo que hacemos con su capacidad de tolerarlo y no alterarla de manera que el desarrollo se vuelva en nuestra contra. 

“Formo parte del equipo de autores del IPCC pero no del Informe de Síntesis”.

ES

Francisco J Doblas - informe síntesis IPCC

Francisco J. Doblas-Reyes

Profesor ICREA, director del Departamento de Ciencias de la Tierra del Barcelona Supercomputing Center 

Science Media Centre España

El Informe de Síntesis nos deja una evidencia demoledora de la necesidad de abordar conjuntamente la adaptación al cambio climático y la mitigación de las emisiones debidas a la acción humana. Pone de relieve el hecho de que el cambio climático está ya teniendo lugar y se está expresando en todas las regiones del planeta de formas diferentes, como sería de esperar en un planeta que se ha calentado más de un grado desde la época preindustrial. Al mismo tiempo, deja claro que la solución sigue estando en manos de la sociedad global ya que tanto la velocidad del calentamiento como el nivel que se alcance a final de siglo depende sobre todo de las emisiones que se realicen a partir de ahora. 

En cualquier caso, y teniendo en cuenta la trayectoria durante el resto del siglo y más allá, ya que el impacto del calentamiento seguirá presente en algunas variables como el nivel del mar durante muchos siglos, queda claro que los impactos dependen fundamentalmente de las emisiones acumuladas y que la única forma de limitarlos es reducir esas emisiones lo más rápido posible y al mayor ritmo que la sociedad sea capaz de asimilar en una transformación sistémica. Mientras eso ocurre, los impactos seguirán creciendo debido al aumento de la frecuencia y la intensidad de fenómenos climáticos extremos. Ello es importante no solo para las sociedades más vulnerables, como las economías en transición, sino también para entornos como el nuestro ya que los estándares por los que se rigen la sociedad y la economía no han tenido en cuenta un clima cambiante.  

Aún nos falta mucho por saber sobre el comportamiento del sistema climático, la manera en que reacciona al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera o la forma en que se manifestarán los impactos de los cambios en el clima en la sociedad, la economía y los ecosistemas. Pero las conclusiones del informe sobre lo que sabemos en este momento no dejan lugar a dudas de que es hora de actuar, y de hacerlo de una manera justa con los más vulnerables y con las generaciones futuras. 

“No he participado en la elaboración del informe de síntesis. He sido lead author del AR5 y coordinating lead author del AR6 (en el grupo I en ambos casos)”.

ES

Eloy Sanz - informe síntesis IPCC

Eloy Sanz Pérez

Doctor en Ingeniería Química, investigador del grupo de investigación de alto rendimiento en Ingeniería Química y Ambiental

Science Media Centre España

Este informe de síntesis del IPCC nos recuerda que nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente CO2) son la causa inequívoca del calentamiento global que ha dado lugar a un cambio climático mundial. Hoy sufrimos ya sus impactos en múltiples ámbitos: temperaturas extremas, sequías e inundaciones, salud física y mental, producción agrícola, etc. Paradójicamente, los países menos desarrollados han contribuido en una menor medida a estos efectos, pero son quienes más los están sufriendo.  

Es muy probable que se alcancen los 1,5 ºC a corto plazo y algunos de los efectos del cambio climático ya son irreversibles. Por tanto, es imprescindible desarrollar estrategias de adaptación, es decir, debemos proteger nuestras calles, viviendas y ecosistemas contra impactos que nos acompañarán para siempre.  

A pesar de todo esto, debemos ser conscientes de que las decisiones que tomemos hoy determinarán la magnitud de los efectos del mañana y que es clave implementar reducciones de emisiones que sean inmediatas, rápidas y ambiciosas. Para ello, tenemos ya las herramientas necesarias. Las que mayor potencial tienen en cada ámbito son las tecnologías solar y eólica (energía), la conservación de ecosistemas naturales y la agricultura regenerativa (usos de la tierra), así como el aumento de eficiencia en edificios y transporte (infraestructuras), sin olvidar la electrificación y cambios en nuestra dieta. 

“He participado como revisor en algunos de los informes que se usan para hacer la síntesis pero no he participado en el propio documento de síntesis”.

ES
Publicaciones
Climate Change 2023: Synthesis Report
  • Informe
Fecha de publicación
Autores

IPCC

Tipo de estudio:
  • Informe
Las 5W +1
Publica
FAQ
Contacto